Movistar imita a Vodafone en un movimiento que no gustará a sus clientes

La operadora de Telefónica sigue el paso marcado por Vodafone de cara al 2024 a pesar del posible descontento de sus clientes.

Movistar, la operadora de Telefónica, ha decidido seguir el paso marcado por Vodafone hace días y pretende hacer un movimiento que afectará a muchos de sus clientes. Un cambio que no será tan drástico como el de hace doce meses, pero que seguramente generará descontento entre sus usuarios.

Sede de Telefónica
Movistar, el operador de Telefónica, cambiará sus tarifas. (Fuente: Instagram @telefonica) edicionsupc.es

Movistar subirá las tarifas de sus servicios de móvil y de fibra a partir del 15 de enero del año que viene según ha comenzado a informar a sus clientes la operadora de Telefónica. La compañía calcula el incremento en una subida promedio de alrededor del 3%.

A pesar de que el aumento de precios se espera que sea menor que el de hace doce meses, cuando la empresa española aumentó sus tarifas una media de un 6,8%, la subida de este 2024 no va a gustar a sus clientes ya que no vendrá acompañada de ninguna mejora en las prestaciones que ofrece la operadora telefónica.

Esta subida se suma a las que ya han anunciado Vodafone o MásMovil entre otros, siendo de momento Digi el único gran operador que mantiene sus precios ya que se espera que Orange anuncie la subida de los suyos en las próximas semanas.

Posibilidad de darse de baja

Así pues, a diferencia de lo que sucedía con Vodafone, los clientes de Movistar que no estén de acuerdo con el aumento de la tarifa podrán darse de baja sin sufrir ningún tipo de penalización a pesar de que los contratos de la operadora española recogen que la compañía podrá subir los precios de sus servicios por tres motivos como son el aumento de costes, la subida del IPC o cambio normativos.

Oficinas de Telefónica
Edificio de oficinas de Telefónica. (Fuente: Instagram @telefonica) edicionsupc.es

Sea como fuere, la operadora del grupo Telefónica ha anunciado esta subida como una consecuencia de su voluntad de ofrecer a sus clientes “el mejor servicio y una conectividad superior en calidad y cobertura, a través de las inversiones en las redes de fibra y móvil 5G+”. Una mejora cuyo coste, o al menos una parte de él, recaerá en los bolsillos de los clientes de la empresa con sede en Madrid. Un movimiento que, seguramente no gustará nada a los abonados a la compañía de la gran M azul.

Impostazioni privacy